Vidente Natural

En este cambio que vivimos al adentrarnos en la tan esperada Era de Acuario, es una constante la presencia en ascenso dentro de la población de un sin número de personas que en forma natural poseen variadas capacidades extrasensoriales, son los practicantes del arte de la videncia.

Un vidente natural es una persona que nace con el don de la videncia y va desarrollando esos poderes extrasensoriales a lo largo de la vida. El vidente natural logra el acceso a la información que para muchos está oculta, puede lograr tal hazaña porque desde el punto de vista energético se sitúa en planos superiores de conciencia.  

Por otra parte, los sentidos de un vidente natural tienen tal grado de afinación que cualquier estímulo que para otros pasa desapercibido, para esta persona es un factor que suministra gran cantidad de datos que conjuntamente con los recibidos a través de su entrada en los planos superiores, le permiten completar la historia que está recibiendo a través del don de la clarividencia.

Armas de una Vidente Natural

Una vidente natural se apoya por regla general en una serie de instrumentos que le facilitan su labor de recepción de información. Ya se dijo que sus sentidos se caracterizan por su extraordinaria sensibilidad, además de ello la vidente natural presenta gran apertura en el chacra que está ubicado en el entrecejo o tercer ojo, esto es lo que hace prosperar su don de videncia.

armas-vidente-natural

Dentro de las herramientas externas que apuntalan su trabajo, cualquier clarividente acude al más popular de todos: el oráculo del tarot. El tarot es un juego de cartas que presenta una simbología extraordinaria, este hecho lo hace poseedor de un nivel vibratorio muy elevado que es usado por el especialista para facilitar su tarea adivinatoria. El vidente emplea una serie de tiradas distintas de acuerdo al nivel energético al que quiere acceder.

El tarot arcanos es un tipo de tirada de cartas que por sus características de emplear los arcanos mayores le da la entrada a todos aquellos seres ubicados en dimensiones superiores para que puedan emitir el mensaje que traen de esos planos, por ello los practicantes de la videncia la emplean con frecuencia cuando hacen la apertura de sus consultas.

Existen casi infinitas tiradas de tarot,  pero el tarot arcanos no debe faltar dentro del uso habitual de cualquier cartomántico clarividente que se considere realmente un profesional. En algunas ocasiones el tarot arcanos queda reservado para su uso personal al buscar la iluminación, por otra parte en los casos urgentes esta tirada es imprescindible para dar la solución que logre resolver la dificultad del consultante.

Usos del tarot de la Baraja Española

Volviendo sobre el tema de las herramientas que facilitan la actividad del clarividente, encontramos al famoso tarot español, en el mundo occidental este oráculo fue inspirado en los mazos tradicionales pero presenta variantes importantes en sus arcanos. Una de ellas es que las cartas reflejan las actividades cotidianas del hombre mientras se encuentra en esta dimensión.

vidente-natural

El uso del tarot en español fue introducido en España por el pueblo gitano, es de todos bien conocido la destreza de los gitanos a la hora de manipular las barajas para hacer sus predicciones y la calidad de sus aciertos. Es práctica común entre ellos emplear este mazo de cartas cuando sus dificultades se acrecientan con el resultado final de la solución de las mismas,  si se quiere la sobrevivencia de los gitanos se debe en gran medida a sus capacidades de videncia y al empleo extraordinario que hacen de esta baraja.

Cuando se emplea el tarot de la baraja española el cartomántico ha de saber que solo puede abordar a través de ella las situaciones del diario vivir del consultante, pero como normalmente cuando las personas acuden al vidente es por los aconteceres de la vida cotidiana que los inquietan en el aquí y el ahora, resulta evidente que el utilizar este tarot es la decisión más atinada en estos tipos de consultas.

Los Arcanos del Tarot en la Vida Espiritual

Hasta ahora hemos desarrollado los usos del tarot en la solución de los problemas diarios del individuo, pero más allá de esta forma de emplearlo está una más sublime e importante, nos referimos a su uso esotérico como un instrumento de conexión espiritual y mágico.

arcanos-del-tarot

Al estudiar las características del tarot nos encontramos con que su estructura está dividida en dos: los arcanos mayores y los arcanos menores, aquí comenzamos a percibir la dualidad del oráculo y su relación con las grandes leyes espirituales, en este caso se aplica aquella que reza lo siguiente: como es arriba es abajo.

Explicando un poco esta analogía encontramos que los arcanos mayores que son 22 cartas con una carga altamente simbólica, le permiten al vidente establecer un flujo de información con los denominados niveles superiores de conciencia, mientras que los 56 arcanos menores se encargan de vibrar en consonancia con las octavas terrenales de la tercera dimensión, en conclusión el conjunto de ambos arcanos le otorga al usuario una conexión bidireccional entre el Cielo y la Tierra.

Por otra parte en los libros herméticos de las grandes culturas se hace alusión al uso del tarot con la finalidad de alcanzar la iluminación del individuo, por ejemplo se observa en la cábala judía como a través de la tirada del árbol de la vida el practicante va deslastrándose de todo aquello que lo ata a este mundo denso. Su uso mediante un estudio dirigido y meditativo hace que los cuerpos inferiores del iniciado se vayan despojando de los egrégores que se han ido adquiriendo a lo largo de las diferentes encarnaciones y que usualmente se adhieren astralmente a nuestro campo áurico.

Como hemos visto durante esta breve reseña, la energía del tarot facilita al estudiante de los saberes herméticos el logro de niveles de conciencia superiores a los terrenales, liberándose del karma que lo marca, haciendo posible que su espíritu logre salir de la rueda de encarnación y muerte a la que todos estamos sometidos en este planeta escuela que llamamos Tierra.